sábado, 10 de diciembre de 2016

Parálisis

 Las sirenas de nuevo, las bocinas, los autos acelerando a fondo, motos frenando de golpe, maullidos del gato, ladridos del perro, luces prendiéndose, un vecino se levanta; mucho ruido, alguien cambia de posición en la cama; mucho ruido, un bebé se despierta, llora; mucho ruido, otra luz prendida, la madre calmándolo, volviéndolo a dormir.
 Pasaron las sirenas, los bocinazos, las frenadas, los que aceleran, solo se escuchan los autos como se suelen escuchar, no sé qué pasó, pero siempre que pasa se me acelera el corazón, aunque al instante me olvido, apago mis cinco sentidos, no me importa más a dónde va, qué se prende fuego, a quién llevan preso, a quién dejan libre y quién se escapó, tampoco los ruidos del vecino al escuchar el ruido de las sirenas, las bocinas, los autos acelerando a fondo y las frenadas, ya no me importa el bebé, la cama, la posición, el gato, el perro.
 ¿Quién se salvó? ¿Quién murió?

No hay comentarios:

Publicar un comentario